GrahamsBloggerNovelTemplate

PRESENTACION

PENSAMIENTO MILITAR VENEZOLANO

PRESENTACION

Finalidad y Metodología.

La presente obra es un ensayo destinado a la reflexión sobre el tema militar en Venezuela y tal vez constituye la primera en su género en el país. Sin lugar a dudas nuestra geografía ha sido escenario de importantes y significativas acciones militares a lo largo de su historia, especialmente desde su nacimiento como estado independiente y durante los Siglos XIX y XX. En las campañas realizadas en ese lapso, los venezolanos mostraron extraordinarias virtudes y habilidades militares. Sin embargo, esas experiencias no han sido traducidas en un cuerpo de conocimientos teóricos útiles para generar una filosofía que oriente la acción en el campo de la guerra. Posiblemente en este hecho han influido, por una parte, el compromiso militar del pueblo venezolano en todo el Siglo XIX y el largo período de paz que vivió nuestra nación en el recién concluido Siglo XX. Lo primero impedía pensar en la lógica de la acción, pues ésta ocupaba la capacidad de los actores. Lo segundo, por cuanto era inoficioso reflexionar sobre un asunto que nos era ajeno. Por muchas circunstancias los venezolanos estuvimos casi al margen de las grandes confrontaciones que caracterizaron la política internacional del siglo pasado.

El contenido de esta obra está dirigido a los hombres y mujeres que conforman la Fuerza Armada Nacional y, en particular, a los cuadros de mando y técnicos que tienen a su cargo la conducción y la ejecución de las acciones militares en su espacio geográfico y áreas de influencia. Ella proporcionará categorías y conceptos para fundamentar la formulación de estrategias generales y operacionales, conjuntamente con su ejecución en el campo de la táctica. Pero la obra es más ambiciosa. Tiene el propósito de alcanzar el vasto escenario nacional con la finalidad de crear conciencia en la ciudadanía sobre la función de defensa estratégica del Estado enmarcada dentro de la corresponsabilidad entre el pueblo y su gobierno en lo que concierne a la persistencia de la nación. Más aún, se tiene la pretensión de darle sentido universal al ensayo para que el mundo conozca la visión de los venezolanos sobre una materia que está en el centro de las preocupaciones de la humanidad.

Con estas consideraciones se establece como fin de esta publicación, delinear los fundamentos para el desarrollo de una teoría de la guerra aplicada básicamente a la realidad concreta venezolana, pero de alcance mundial. Para alcanzar ese propósito el trabajo estará enmarcado dentro de los parámetros de las ciencias contemporáneas de la conducta. Un marco conceptual que, con una visión holística proporcionada por la teoría general de sistemas complejos y la teoría de la acción social, explica los fenómenos sociales y permite, dentro de una metodología dialéctica, hacer prospecciones con una aproximación posibilista. Este enfoque descarta el determinismo característico de las visiones conservadoras de la sociedad que alimentan la fuerza de la inercia e impiden el ascenso humano.

Guerra, Geopolítica y Metaestrategia.

Naturalmente no se parte del vacío. La guerra como fenómeno social, especialmente durante el lapso histórico identificado como de la modernidad, ha sido objeto de múltiples estudios que han permitido el desarrollo de una concepción hipotética la cual ha orientado el quehacer en este campo del comportamiento humano. Posiblemente el planteamiento fundamental sobre la materia está contenido en la obra “DE LA GUERRA” (1823) del General alemán Karl von Clausewitz. El principal aporte de este texto es colocar la acción bélica en el terreno de lo político y verla, como lo harían los sociólogos más de medio siglo después, como parte del comportamiento social que se explica por el lenguaje de las partes interactuantes. Al colocar en el campo de lo político el acto militar junto con la persuasión, pasan ambos a ser los instrumentos para la construcción del orden social, tanto interno de las formaciones históricas, como el internacional. En este sentido hay que aceptar que la estructura de la nación venezolana y su inserción en el sistema internacional son en gran medida producto de la acción bélica. De hecho, el reconocimiento de la República de Venezuela como un actor internacional, fue el resultado de la guerra de independencia que se adelantó entre 1811 y 1821, y el patrón de relaciones entre las clases y estamentos que conforman la nación ha sido la consecuencia, entre otras razones, del conjunto de confrontaciones civiles que caracterizaron la vida venezolana desde 1830 hasta 1913.

Es obvio que para concretar el planteamiento teórico es necesario ubicar el campo de estudio en el tiempo y en el espacio. En efecto, si se acepta -como aquí se hace- que la materialidad está en un continuo proceso de cambio, cada fenómeno adquiere características peculiares en los distintos lugares y momentos donde se manifiesta. En ese sentido, además de las relaciones de causalidad que producen los acontecimientos en un momento dado y lugar especifico, hay relaciones de antecedentes/consecuentes que los ubican en el eje del tiempo, marcando tendencias beneficiosas para el esfuerzo predictivo. Dentro de esa concepción, la racionalización de la guerra hizo posible la aparición de una disciplina científica identificada como geopolítica, conjuntamente con la generación de una rama del estudio de la historia particularmente dedicada a la evolución de la praxis militar. Por ello, se considera que todo planteamiento metaestratégico –relacionado con la filosofía de esta acción humana– debe estar vinculado a la noción del teatro de la guerra como espacio geográfico donde ella se materializa y a las condiciones socio-históricas presentes en el momento en el cual ella aparece. Por eso resulta admirable que el primer y tal vez único esfuerzo realizado en nuestro país para la construcción de un pensamiento militar venezolano, fuese hecho en 1810, sustentado sobre bases geopolíticas mucho antes de que apareciese alguna teoría al respecto y la práctica militar aplicada por los conductores de la Guerra de Independencia liderados por El Libertador Simón Bolívar, fuese guiada tanto por las experiencias históricas remotas e inmediatas, como por las consideraciones propias del escenario donde se realizó la confrontación.

Resumen del Contenido.

El primer Capítulo del ensayo contiene una transcripción literal de un documento titulado “Organización Militar para la Defensa y Seguridad de la Provincia de Caracas – Propuesta por la Junta de Guerra, aprobada y mandada a ejecutar por la Suprema, conservadora de los derechos del Sr. D. Fernando VII en Venezuela” publicado en la Imprenta de Gallagher y Lamb el año de 1810. Se trata de un documento que, además de ofrecer un código geopolítico que le da significado al territorio nacional en el ámbito internacional, informa sobre el contenido humanista originado en el pensamiento de “La Ilustración”, fundamento de las estrategias y tácticas de nuestra tradición militar. Ciertamente no otro contenido puede iniciar una obra de esta naturaleza. Ambas consideraciones inspiraron toda la acción militar realizada para alcanzar la independencia de América del Sur y para orientar las campañas militares que jalonaron nuestra guerra civil interna durante el Siglo XIX. Allí se enfrentaron las fuerzas conservadoras de nuestra población con las innovativas que mantenían el ideario humanista que alimentó las mentes de nuestros próceres a cuyo cargo estuvo la empresa liberadora.

La obra continúa con otro acápite titulado VENEZUELA EN EL MUNDO ACTUAL. En esta porción se sitúa temporoespacialmente el Estado Venezolano en relación con el sistema internacional. Se evalúa particularmente el proceso político nacional y su significado para nuestra población como grupo social y para la humanidad entera. Se parte de una reevaluación de nuestro código geopolítico considerando la influencia del petróleo en la redefinición de la imagen que los venezolanos y el mundo tienen del territorio nacional. Del mismo modo se reconsidera la realidad sociopolítica del país a la luz de los cambios radicales que se producen como consecuencia del advenimiento de lo que se conoce como posmodernidad. Dentro de estas consideraciones se ponen en evidencia los desafíos que enfrentan las concepciones militares que han dominado la teoría de la guerra hasta la actualidad.

Prosigue el ensayo desarrollando otro tema titulado LA METAESTRATEGIA VENEZOLANA. En este nuevo apartado se abordarán las cuestiones últimas, en la medida en que hoy, ellas gobiernan las conductas de paz, de amenaza y de guerra. Por primera vez en la historia, la especie humana considerada en su conjunto, es capaz libremente de un suicidio universal. Se intentará razonar la validez de la política actual de defensa del Estado Venezolano, como una contraposición a esa tendencia nefasta que domina la inclinación del sociosistema. En él se tratará, la tradición histórica presente en nuestra realidad social, reforzada por la conducta de esta sociedad en el último lustro, en la cual hay un rechazo a la guerra en beneficio de la paz. Se abordará fundamentalmente, el análisis de la calificación del territorio nacional como zona de paz, a lo cual se le añadirá el examen de los valores de libertad, igualdad, justicia y paz internacional que informan sobre el proceso de construcción permanente de la República y, la independencia, la libertad, la soberanía, la inmunidad, el dominio del territorio nacional y la autodeterminación como atributos del pueblo venezolano.

La obra continúa con un nuevo capítulo titulado LA REVOLUCIÓN VENEZOLANA, en el cual se vincula el estado (como condición física) del sistema político que dominó la realidad mundial y nacional hasta el derrumbe de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, con la situación de superposición de estados que ha caracterizado el período subsiguiente dentro del cual se produjo el inicio de la revolución venezolana. Se estima, en ese acápite, que no es posible encontrarle sentido a la metaestratégia propuesta, sin entender el proceso de transformación política presente en la realidad internacional con efectos indiscutibles en la vida nacional. Comienza el capítulo con una descripción del mundo de la bipolaridad y su dinámica, que resultó en la implantación momentánea de una aristocracia universal que tuvo vigencia por un corto lapso, hasta que se instauró un régimen unipolar después de la crisis del 11 de septiembre de 2001. Se desarrolla el resto del contenido de esta parte del trabajo, explicando como se produjo en Venezuela, dentro de ese contexto, el fin de una ilusión de armonía que había creado en nuestros ciudadanos una falsa percepción de seguridad y bienestar. Se aclara, finalmente, como esta superposición de estados resulta en Venezuela en un conflicto entre quienes dominaron la vida nacional durante aquella etapa y los que impulsan la emergencia de un nuevo estado que responda a las exigencias del presente y a la construcción de un futuro factible dentro de los parámetros que esta fijando la evolución del género humano. Una confrontación que es una reproducción de la que está presente en el ámbito mundial.

La obra concluye realmente con el capítulo titulado “EL DESAFÍO MILITAR VENEZOLANO”. En esa porción de cierre se induce lo que sería la misión de la Fuerza Armada Venezolana, concebida como el resultado del concurso de las acciones militares de la organización castrense semiprofesionalizada, con funciones manifiestas permanentes en el campo de la defensa estratégica del Estado y la población civil articulada en las Reservas y la Guardia Territorial que concretan la defensa integral de la nación. En esa definición se plantea como elemento central la asimetría del conflicto y, por consiguiente, el empleo preferencial de las estrategias tácticas y técnicas de las fuerzas irregulares. Su desarrollo contempla una estimación del poder relativo de combate de los beligerantes, considerando no solamente el “poder duro” proporcionado por los instrumentos de guerra, sino también el “poder blando” derivado de las fuerzas morales de los contendientes. Esta parte finaliza con un balance que toma en consideración la teoría de la mala percepción considerando al fenómeno bélico como un proceso comunicacional por excelencia. En ese final, se incluye el papel del terror como elemento decisivo en un enfrentamiento que es esencialmente de voluntades. La conclusión de la obra, incluye la idea mediante la cual se acepta que la guerra, es en definitiva, un examen sobre la capacidad de los pueblos para gozar del derecho a la soberanía.

El término del ensayo tal como lo fue el Capitulo I, es la transcripción de dos documentos, BOLÍVAR COMUNICA LA VICTORIA EN LA BATALLA DE CARABOBO AL CONGRESO (Valencia, 25 de junio de 1821) y, PARTE DE LA BATALLA DE CARABOBO (Caracas, 30 de junio de 1821) firmado por Pedro Briceño Méndez. Ambas piezas dan cuenta de detalles de la concepción estratégica operacional y de las maniobras tácticas que reflejan el genio militar de quien ejerció el mando supremo del Ejército Libertador, que obtuvo la victoria en esta batalla que concretó la metaestrategia diseñada en el pensamiento militar expuesto en el documento sobre la Defensa y Seguridad de la Provincia de Caracas arriba mencionado.